Delegación María Inmaculada

sábado, 29 de abril de 2017

Encuentro de Laicos Calabrianos

 Con la presencia de delegaciones de laicos de San Antonio (Paraguay); Hualpén (Chile), Salto, Florida y Montevideo (Uruguay); Reconquista y Buenos Aires (Argentina), se inició en Casa Sagrado Corazón el encuentro de Laicos Calabrianos.

En estos días de encuentro se estará reflexionando sobre la figura del laico y su compromiso en la sociedad, además de compartir las distintas experiencias que se tienen los varios lugares.




sábado, 22 de abril de 2017

Ultima Reunión de Consejo

El Consejo de Delegación estuvo reunido esta semana, desde el día 17 al 21, en Buenos Aires. Los tres primeros días trabajó en PlanPasAr, y los dos últimos días en temas relativos a la Delegación.

Cabe recordar que de acuerdo a lo dispuesto en el último Capítulo General, el Delegado y el Consejo de Delegación duran un trienio, de esta manera en el mes de mayo cesan en sus funciones, así, esta reunión fue la última de este período.

Como agradecimiento al camino recorrido, culminaron con una peregrinación al santuario de Ntra. Sra. de Luján, en Uribelarrea.

viernes, 14 de abril de 2017

Mensaje de Pascua del P. Miguel



Saludos de Pascua del Casante a la familia Calabriana
Verona, 13 de abril 2017


“Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin.” (Jn. 13,1)


Queridos hermanos y hermanas de la Familia Calabriana:
La gracia, la paz y el amor de Jesús resucitado permanezcan siempre en nuestro corazón, para que podamos vivir la radicalidad del amor y de las relaciones que nacen de la Pascua de Cristo.
Con ocasión de la preparación de la celebración litúrgica de la Santa Pascua, envío a todos ustedes mi fraterno saludo y les expreso mi cercanía, queriendo llegar con esta carta que nace de lo profundo de mi corazón, en la contemplación de la Palabra que nos introduce a vivir estos días santos.
La palabra y los gestos de Jesús contados en la última cena, nos muestran un modo nuevo, extraordinario y distinto de vivir una relación con Dios y con los demás.
El evangelio de Juan, el evangelista del amor, mostró con una gran intuición lo que Jesús pronunció en ocasión de la resurrección de Lázaro, una formulación y manifestación de fe que vivió la primera comunidad cristiana: “Yo soy la resurrección y la vida”. Notamos en esta expresión que primero viene la resurrección, luego la vida. Jesús nos quiere decir: Yo soy la resurrección de la vida apagada, soy el despertar de lo humano, el realzar de la vida que cedió y se rindió, soy el renacer de la relación que se ha bloqueado. 
Vivir es la infinita paciencia de resucitar, de salir fuera de nuestras oscuras grutas, de soltar las ataduras que frenan nuestra relación fraterna y auténtica, de eliminar los vendajes de los ojos y de las viejas heridas, y comenzar de nuevo para caminar en una vida nueva de amor y de servicio, sobre todo hacia los más pobres y sufrientes.
Jesús, amante de la vida nueva, haciéndonos salir de nuestra indiferencia, nos invita a detenernos y sentarnos con El entorno a la mesa de la última cena, y abrir nuestro corazón y nuestros ojos a una imagen de Dios que nos impacta. Dios y El que lavan los pies.
Jesús nos revela un Dios que se inclina, que sirve, que crea una dimensión nueva de relación con nosotros y con toda la humanidad, basada sobre la humildad y el amor. Con Jesús terminó el tiempo de “lavar los pies a Dios” (o sea de un culto que no tiene alma, de una serie de ritos y de manifestaciones puramente exteriores). ¡Dios es el que nos lava los pies a nosotros!
El lavado de los pies es un gesto simbólico, todo se hará realidad y se consumará sobre la cruz por la humanidad entera. Las nuevas relaciones nacen por medio del amor. Dios está presente en todas las expresiones de amor, porque el que ama descubre en el amor la presencia de Dios, mejor dicho, en el amor viene revelado Dios, su verdadero rostro. El amor crea la fraternidad verdadera y que permanece, que se convierte en testimonio y profecía.

Jesús nos enseña que: “No es la vida la que vence a la muerte, sino el amor”. Es así porque el amor es más fuerte que la muerte. El Maestro nos visita en esta Pascua, nos llama por el nombre, se nos dona en su amor, que toca nuestro corazón y devuelve la vida. Es por amor a la vida que Él nos liberó de la mano de la muerte, es por amor, siempre y solo por amor, que la vida puede renacer de todas las situaciones de muerte. Jesús nos muestra que el amor es más fuerte que la muerte y es por esto que Él es la resurrección y la vida, por esto dona su vida en el amor total, por esto Él lava los pies.
Hoy Jesús quiere lavar mis pies para que yo pueda hacer lo mismo, para que también nosotros podamos lavarnos los pies unos a los otros, en una relación recíproca y nueva, fraterna y profética.
El amor por los “suyos”, aquellos que forman la nueva comunidad, era evidente mientras estaban con él, pero resplandecerá de modo eminente con su muerte. Tal amor viene expresado de parte de Jesús en el gesto del lavado de los pies que, en su expresión simbólica, muestra el amor continuo que se expresa en el servicio: “despojándose de sus vestiduras” comienza a servir a la humanidad derramando el agua del amor y de la misericordia, motivando a nuestra vida e invitando a cada discípulo a vivir un proceso de transformación y de configuración a este estilo de vida.
Los gestos y las actitudes de Jesús al interno del relato del lavatorio de los pies, es una síntesis del evangelio y de su vida. Es un camino que el discípulo de Jesús está llamado a asumir en la vida y en la misión cotidiana: “Ustedes deben lavarse los pies unos a los otros”. Lavarse los pies no es opcional, es un imperativo existencial en la vida del discípulo del Maestro, en la vida del cristiano y de cada uno de nosotros, con el mismo estilo de Jesús, que nos ha amado hasta el fin.
El verdadero amor de Jesús se traduce en acciones visibles de servicio y de un tipo de relaciones que se expresan en un amor concreto.
De verdad es impactante esta imagen que Jesús nos revela: Dios no es un soberano que reside en el cielo, sino que se presenta como un siervo de la humanidad, para enaltecerla al nivel de lo divino, y nos invita a que en cada una de nuestras acciones de amor y servicio reconocerlo presente.
De este servicio divino surge para la comunidad de los creyentes aquella libertad que nace del amor, aquella relación fraterna y renovada de la cruz y de la Pascua de Jesús que nos convierte a todos nosotros en “señores”, esto es libres, porque somos siervos. Es como decir que sólo la libertad crea el verdadero amor.
Siguiendo la enseñanza de Jesús, el servicio que nosotros, como miembros de la Obra, hacemos al hombre de hoy, tendrá como propósito el de instaurar una relación fraterna, en la cual la igualdad y la libertad sean una consecuencia de la práctica del servicio recíproco, e intente mostrar que cualquier dominio o intento de posesión sobre el hombre es contrario al actuar de Dios que, en ves, sirve al hombre para elevarlo a sí, no para rebajarlo.
La radicalidad del amor y de las relaciones fraternas pueden nacer, crecer y florecer del evento pascual, de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Hoy, al inicio del triduo pascual, estamos invitados a abrir nuestro corazón y dejarnos envolver de este amor con el cual Jesús nos ha amado hasta el fin.
Los recuerdo a todos en mi oración. Ustedes también recen por mí. El Señor los bendiga. ¡Buena y Santa Pascua a todos!

P. Miguel Tofful



domingo, 19 de marzo de 2017

Hermanas del Cenáculo de la Caridad en San Antonio

En el día de hoy, en la parroquia de San Antonio, Paraguay, las hermanas de la Congregación "Cenáculo de la Caridad" fueron recibidas por la comunidad de los fieles en la misa celebrada a la mañana.

En la misma celebración se entronizó una imagen de Don Calabria que quedará expuesta a la devoción de los fieles de la parroquia.

El P. Willians, las recibió en nombre de toda la comunidad y se comprometió a caminar juntos en la nueva misión.

Las hermanas pertenecen a una congregación de origen italiana, fundada por el padre Giovanni Ciresola, que fue dirigido espiritualmente por Don Calabria. Ellas van a tener su primera comunidad religiosa en Paraguay en la ciudad de San Antonio y se alojarán este año en la Casa Divina Providencia.



miércoles, 22 de febrero de 2017

Retiro de Aspirantes y Postulantes

El día 20 de febrero se inició en Casa Nazaret, Reconquista, el retiro anual para los aspirantes y postulantes.

Este año la Hna. Hilda Vincentín, psdp, está animando estos días de oración y silencio.

Los acompañamos con nuestras oraciones.